domingo, 29 de mayo de 2011

MEDIANOCHE EN PARÍS


Título original: Midnight in Paris.
País: Francia.
Director: Woody Allen.
Reparto: Owen Wilson, Rachel McAddans, Marion Cotillard.
Género: Comedia fantástica.


"Midnight in Paris" nos trae de nuevo al Woody Allen soñador y fantasioso de películas como "Alice" o "La rosa púrpura de El Cairo", volviendo a proyectar su lado más imaginativo en esta mágica fábula recreada en el bello París. Creo que la mejor forma de definir la nueva película del casi siempre reconfortante Woody es considerándola un cuento romántico, como esos que tanto me gustan de finales de siglo XIX y principios del XX,  uno de esos relatos que se leen en una tarde lluviosa de domingo, mientras se oye el repiquetear de las gotas en la ventana, y que al finalizar, hacen que te recuestes en el sillón con la mirada soñadora y exhales un suspiro pensando: "qué bonito..." Pues sí, la aplaudida última obra de Allen en Cannes, es una delicia, en primer lugar, por haberse ambientado en París, una de las ciudades más bellas y mágicas del mundo y en segundo lugar, por llevarnos a través del tiempo precisamente a la época dorada de la ciudad de la luz, aquellos fabulosos años 20, donde París, antes de que se convirtiera en la ciudad preferida de los enamorados, y en el lugar de donde vienen las cigüeñas, era el punto de encuentro de las más grandes mentes intelectuales y artísticas de la época, un hervidero de locos genios que se reunían en aquellas famosas tertulias de los cafés parisinos. 

¿Cual es la época histórica que te gustaría vivir si tuvieras la oportunidad? A mi siempre me hubiera gustado vivir en el París del modernismo, en los primeros años del siglo XX rodeada de artistas y viviendo como una bohemia junto a Rodin o Satie. Lo mismo que le sucede a Owen Wilson, protagonista del film, que encarna a un joven cineasta norteamericano cuyo sueño es ser escritor y que se encuentra en París en unas minivacaciones con su novia pija, Inez (Rachel McAddans), los padres de ésta y una pareja de amigos súper pedantes. Harto de relacionarse con todos ellos, decidirá aprovechar su tiempo en París para pasear solo bajo la lluvia, algo que adora especialmente, y soñar con vivir para siempre en aquella, su ciudad predilecta, como otrora lo hicieran sus ídolos literarios. En uno de esos paseos nocturnos, al encontrase perdido y algo chisposo debido a la cata de vinos a la que ha asistido junto a su novia y los amigos de ésta, decide sentarse en una escalinata al pié de una vieja iglesia. De repente, al llegar la medianoche y empezar a sonar las campanas de la iglesia, aparecerá ante él un coche de época, del que se bajarán unos simpáticos jóvenes que lo invitan a una fiesta. Cual será su sorpresa que al llegar al local, descubre que se encuentra nada menos que en su época histórica favorita: ¡¡¡Los años 20 parisinos!!! junto con los escritores y artistas a los que más ha admirado a lo largo de su vida: allí conocerá a Scott y Zelda Fitzgerald, a Ernest Hemingway, a Thomas Eliot, a Picasso, Dalí, a Buñuel y... a Adriana (la bellísima Marion Cotillard) una de las amantes de Picasso de  la cual se queda fascinado.. Lo malo, es que al llegar el día, la realidad del año 2010 vuelve a imponerse en su vida, así que esperará ansioso la llegada de la medianoche bajo la escalinata de la vieja iglesia para volver a reencontrarse con los amigos de sus sueños.

Vale que no estemos ante una de las grandes obras del director neoyorquino, aunque hay quienes encuentran en el lado más romántico de Woody Allen, como ya sucedió en  "La rosa púrpura de El Cairo", un especial encanto en comparación con el resto de su filmografía, más cercana a los conflictos humanos y al escepticismo. Esta película se aleja de ese escepticismo para zambullirnos en la magia de los sueños y de los deseos. Y, por eso, los parecidos con "La rosa púrpura de El cairo" son más que evidentes: en aquella, la dulce protagonista encarnada por Mia Farrow veía cumplido su sueño se vivir un amor literalmente de película y en ésta, el protagonista ve cumplido el suyo, el de  vivir en la época dorada de París.

Ahora bien, como en el resto de la filmografía de Allen, el toque filosófico no podía faltar, y el final de esta historia tiene ese toque suyo tan característico, lo cual la hace si cabe, aún más interesante. Las caracterizaciones de los personajes antiguos están muy logradas y la interpretación del siempre mediocre Owen Wilson no es nada desdeñable, está a la altura del resto de la película. Además, junto con esta bella historia, Woody nos regala unos primeros cinco minutos de idílicas pero cotidianas imágenes del bello París bajo la lluvia.

Una historia realmente encantadora para todos aquellos que amamos París: Montmartre, La torre Eiffel, el Louvre, Notredame, los cafés, el modernismo, el Moulin Rouge, los puestos llenos de libros y objetos de época, los pintores a la orilla del sena... a mi me invitó a soñar: vivía allí, vestida con esos delicados vestidos parisinos, bebiendo junto a Hemingway y siendo la amante y musa de genios e intelectuales. En fin, dicen que soñar es gratis... Bueno, soñar cuesta 8 euros, lo que vale una entrada de cine.


8 comentarios:

LFNT dijo...

Por algo Hollywood es conocida como la fábrica de sueños, ¿no?

Besos.

CAROL LEDOUX dijo...

Sí, en efecto, aunque también fabrican auténticas pesadillas... xD

Un besito.

LFNT dijo...

Jajajajaaaj, pues razón no te falta, oye. xD

Xavito dijo...

Preciosa película. La mejor de Woody Allen en mucho, mucho tiempo.

Jagüi dijo...

Es una de las pocas pelis de Allen que no he visto. Procuraré bajármela

Besos

Eduardo Muñoz dijo...

Genial película. Por cierto, ¿te apetece un debate?:

http://loquecoppolaquiera.blogspot.com/2010/11/woody-allen-retrospectiva.html

Saludos.

David C. dijo...

Me gusta la película por la forma en que la cuenta Allen y la madurez hacia el final de la cinta.

Anónimo dijo...

Esta película es buena, pero sin duda alguna woody allen las tiene MUCHISIMO mejores, como Manhattan, la última noche de boris grusenko, desmontando a harry, misterioso asesinato en manhattan, granujas de medio pelo.
Miki.salu2